Yoga para el embarazo

Con la práctica del Yoga durante el embarazo, el cuerpo de la mujer se prepara para el parto, se suavizan los dolores de espalda, se trabaja para favorecer la flexibilidad y la relajación, preparando el suelo pélvico y la respiración para el parto. El Yoga facilita a la mujer embarazada la conexión con su esencia, tanto en el embarazo como en el momento de dar a luz. El Yoga crea una forma de comunicación con el bebé, y ayuda a vivir este momento de forma consciente, intensa y feliz. El Yoga ofrece una práctica sin peligro que asegura una buena salud durante el embarazo y el parto, como también durante el período post natal.

Puedes seguir una de las clases que impartimos de Hatha Yoga Correctivo-Evolutivo. el profesor te indicará si es necesario realizar alguna corrección en la postura o si hay alguna postura contraindicada que no puedes realizar.

Las posturas del Yoga ayudan a mantener la salud de la futura madre y así evitar los usuales malestares, como náuseas, estreñimiento, hinchazón, dolor de cabeza, piernas cansadas, etc. Las posturas de Yoga aseguran una apropiada digestión, circulación y una correcta respiración. El pranayama, los ejercicios respiratorios de esta disciplina, es importante para evitar la fatiga, la tensión nerviosa y para eliminar toxinas. El Yoga es una actividad sin impacto, las posturas son ejercicios suaves que alimentan los tejidos de la madre y del bebé.

El Yoga produce un estiramiento de las fibras elásticas bajo la piel, distiende las paredes abdominales aumentando el tamaño del útero, evitando cualquier tensión. La gran incidencia de dolores en la espalda baja, dado el aumento del peso, pueden ser evitados con esta práctica. El corazón, que es uno de los órganos más importante en el embarazo, ya que la sangre y otros fluidos deben circular correctamente hacia el feto, se ve beneficiado con la práctica de posturas de Yoga. Mejora la circulación y oxigenación de la sangre hacia la placenta, la cual representa los pulmones del feto.

El Yoga crea espacio en el interior del cuerpo. En el embarazo, los intestinos son presionados hacia arriba por el aumento del útero. Esto causa un desplazamiento del resto de los órganos abdominales. El óptimo funcionamiento de cada órgano es muy importante. La práctica de posturas de Yoga previene problemas y dolores en esta área porque las paredes del diafragma y estómago se tornan flexibles. Además, una práctica regular mejora la absorción de los alimentos, por la acción masajeadora en los intestinos.

El embarazo es un estado de cambio físico y emocional, alteraciones de humores de un momento a otro son frecuentes. Las posturas de Yoga ayudan a la mujer a estabilizar su mente. Durante la práctica, el cuerpo está sujeto a un tremendo condicionamiento, la mente se resiste al estiramiento fisiológico. El Yoga, por lo tanto, es el arte de usar la voluntad como maestra de la mente y del cuerpo. Una mente relajada es extremadamente importante para el periodo del embarazo. La respiración es la llave que permite el control sobre los sentidos y el cerebro.

Tipo de clase: Clases en grupo y clases individuales

¿Cuánto cuesta?: En grupo: 1 clase/semana Yoga 45€, 2 clases/semana Yoga 56€, Ilimitado clases/semana Pilates Mat/Yoga 71€. Individual : 1 clase 46€, Bono 10 clases 405€

Empieza tus clases hoy

No esperes más, llámanos ahora y empieza a cuidarte

llama al 934 197 781

@2017 Beyoga | Condiciones de uso | Política de privacidad de redes sociales | Política de cookies
Desarrollado por Corem Web Agency

934 197 781

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies