Hatha Yoga. Yoga Iyengar. Columna vertebral y escoliosis

Hatha Yoga. Yoga Iyengar. Columna vertebral y escoliosis

En el Hatha YogaYoga Iyengar tratando la escoliosis el objetivo es moverse de la asimetría a la simetría. Conseguir extensión, estiramiento, estabilización coordinando las acciones de los huesos, los músculos y la piel en las Asanas o posturas de Yoga.

La escoliosis es una desviación de la columna vertebral con rotación de las vértebras dentro de las curvas.

Cuando practicamos Yoga con una escoliosis los huesos deben actuar no sólo de soporte estructural sino como iniciadores del movimiento, cómo músculos, trabajando desde los huesos. Sentir las costillas, la cintura escapular, la cintura pélvica, la columna.

Por ejemplo, en el lado convexo, donde los músculos están sobre-estirados, tenemos que mover las costillas hacia adentro mientras contraemos los músculos, suavizando el vértice de la curva, elevando el centro del pecho absorbiendo la convexidad. En el lado cóncavo tenemos que subir y ensanchar las costillas posteriores, descomprimir los pulmones, elevar, extender los músculos, las costillas y las vértebras hacia la piel.

Despertar la percepción interior. Con Escoliosis hay una incapacidad de percibir y comprender cómo extremidades, pelvis, tronco y columna se organizan en el espacio. Más si tenemos la mente cansada. Es necesaria una ayuda externa para percibir el alineamiento. Tenemos que trabajar la propiocepción corporal.

Hay que tratar ambos lados del cuerpo en todas las direcciones: posterior, frontal y lateral. Las acciones somáticas del Yoga, el uso del cuerpo en el espacio con una conexión cuerpo-mente, trae estabilidad, mejora el alineamiento y aumenta la propiocepción de ambos lados del cuerpo.

En la Escoliosis son muy importantes también los pies y las piernas. Muchas veces hay problemas con los arcos de los pies, la distribución del peso y la falta de apoyo muscular. Las posturas de pie nos ayudan a mejorar la fuerza y la estabilidad y mejorar la conexión neuromuscular. “Tadasana” por ejemplo es la mejor Asana para evaluar y corregir las asimetrías. Aprender a distribuir el peso entre los dos pies. El desalineamiento de los pies puede producir desviación en los músculos de las piernas, en la articulación de la cadera y locomoción pobre. Hay que trabajar piernas y pies para conseguir alineamiento en la pelvis, sacro, lumbares y curvas torácico lumbares.

Por último de debe cuidar también la colocación de la cabeza. Generalmente la inclinación de la cabeza y la asimetría del cuello son señales también de la escoliosis en la zona torácica o cervical. Una cabeza desalineada puede provocar múltiples consecuencias: compresión de un lado del cuello, tensión en la garganta, la lengua, la mandíbula. Puede afectar a la respiración y al cuerpo orgánico y a los órganos sensoriales.

Extracto artículo de Marcia Monroe. Yoga Jwala.

@2018 Beyoga | Condiciones de uso | Política de privacidad de redes sociales | Política de cookies
Desarrollado por Corem Web Agency

934 197 781

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies