Masaje Tailandés

El masaje tailandés es una terapia que relaja, estimula y regula la energía y el funcionamiento de los órganos y los sistemas del cuerpo. Ideal para el bienestar general o para tratar dolores crónicos y agudos, nerviosismo, irregularidades menstruales y fatiga. El masaje tai se efectúa con ropa sobre tatami o futón.

Para la medicina tailandesa, la energía circula por todo el cuerpo a través de unas líneas llamadas Sen. Estas líneas, en total unas 72.000 aunque sólo 10 son las principales, forman infinidad de canales energéticos que permiten a la energía fluir libremente. Cuando alguna de estas líneas de energía se obstruye o atasca surge el problema. El trabajo del masajista tailandés es desbloquear las líneas con la estimulación, esencialmente a través de estiramientos y puntos de presión de las líneas Sen (meridianos) del cuerpo y permitir que la energía vuelva a fluir correctamente o, más preventivamente, ayudar a que los caminos energéticos estén siempre a punto.

Para conseguir este objetivo se utilizan básicamente distintas técnicas de masaje que recorren el cuerpo siguiendo estas lineas:

  • Digitopresión: el masajista recorre todo el cuerpo, lentamente, siguiendo las líneas Sen, haciendo presión con los dedos de las manos. Los movimientos del masajista son suaves e intenta utilizar el movimiento de su cuerpo para poder ejercer una presión más efectiva. A pesar de que estamos hablando de digitopresión, no sólo se utilizan los dedos. Los masajistas, en función de la amplitud del punto sobre el que está trabajando y de la fuerza necesaria puede utilizar los codos (por ejemplo, sobre la espalda), los pies (sobre los muslos y glúteos), los antebrazos (sobre los hombros) o las palmas de las manos. Esta amplia variedad de movimientos y la necesidad de cierta fuerza es la causa de que el masaje tailandés se efectúe sobre el suelo: el masajista necesita libertad de movimiento y puntos de apoyos suficiente para ejercer presión. Hay que tener en cuenta que, aunque se utiliza fuerza para el masaje, éste no debe ser doloroso, pero debe estar al borde del dolor. El masaje tailandés es también un masaje relajante y agradable y los masajistas deben adaptarse al receptor y ejercer la fuerza necesaria en cada caso para no llegar a causar dolor.
  • Estiramientos: El masaje tailandés es llamado “yoga para vagos” por que el masajista “fuerza” al receptor a adoptar distintas posiciones similares a las Asanas del yoga, pero sin que el receptor deba realizar ningún esfuerzo. En una sesión de masaje, todas la articulaciones del cuerpo se estiran suavemente, pero con firmeza los dedos de pies y manos, tobillos, las rodillas, caderas, hombros, codos y muñecas. Al igual que con la presión, los estiramientos no deben resultar dolorosos, sino que tienen que transmitir una sensación de energía y movimiento. Como desperezarse con un buen bostezo.
  • Amasamiento: es el movimiento más parecido a un masaje normal, aplicado no sólo a los pies sino a todo el cuerpo, incluido la cabeza, concretamente, la zona el cuero cabelludo.

Tipo de clase: Masaje de 90 min

¿Cuánto cuesta?: 1 masaje 75€

Horario completo:

Horas a concertar

@2017 Beyoga | Condiciones de uso | Política de privacidad de redes sociales | Política de cookies
Desarrollado por Corem Web Agency

934 197 781

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies